divendres, 20 de febrer de 2009

Liberad a Susi

La elefanta Susi, en el zoo de Barcelona



Inician una campaña para "liberar" a una elefanta deprimida en el zoo de Barcelona.

EFE | BARCELONA

Actualizado Viernes, 06-02-09 a las 10:53

La Asociación Animalista Libera! ha puesto en marcha por internet una campaña para que se traslade a la elefanta Susi del Zoo de Barcelona para ubicarla en una nueva instalación donde pueda estar en semi-libertad para que pueda cubrir sus necesidades vitales y superar la depresión que creen que sufre.

La portavoz de Libera!, Alejandra García, ha explicado que, al igual que se hizo con la orca "Ulises", cedida en 1994 por del zoo de Barcelona a un gran acuario de San Diego (EEUU), ahora quieren buscar un espacio alternativo para Susi, ya sea en España o fuera del país.

Por este motivo, han reclamado la creación urgente de una comisión que se encargue de buscar la nueva ubicación para la elefanta.

Libera! ha alertado del mal estado de salud en el que se encuentra este ejemplar, nacido en estado salvaje en África en 1973 y que vive en solitario desde que a finales de febrero de 2008 muriera Alicia, otra elefanta que durante cerca de seis años fue su compañera.

La portavoz de Libera! ha asegurado que la negativa de la administración del zoo, dependiente del ayuntamiento, a negociar el destino del animal les ha llevado a poner en marcha esta campaña, en especial, afirman, después de que hace unos días, los responsables del centro negaran a los medios de comunicación que visitaron el recinto que Susi estuviera enferma y atribuyeron su mal estado a su edad.

"Es mentira que tenga 50 años, tiene 36, y los elefantes viven de media 70", afirma García, quien ha pedido al ayuntamiento que ceje en su plan de traer cinco ejemplares más al zoo, ya que cada pareja necesita al menos 20..000 metros cuadrados, y actualmente Susi vive en una parcela de cemento de poco más de mil metros.

Cada pareja necesita al menos 20.000 metros cuadrados, y actualmente Susi vive en una parcela de cemento de poco más de mil metros

Susi llegó al Zoo de Barcelona procedente de las instalaciones de Terra Natura en 2002, y allí compartió espacio con Alicia, que desempeñaba el importante rol de hembra dominante para una especie que es esencialmente matriarcal en su organización social, hasta que ésta murió en "circunstancias aún no aclaradas". Al quedarse sola, Susi entró en un estado de depresión, según esta organización.

Actitud autodestructivaEl animal tiene ahora comportamientos estereotipados: un balanceo de la cabeza y la trompa, y una especie de "baile" que realizan alternando las patas delanteras al apoyarlas en el suelo.

Además se come sus propias heces, lo que delata su estado de ansiedad, estrés y aburrimiento, y que le lleva a reclamar insistentemente comida a los visitantes del zoo.

Esta "gigante vegetariana" se dedica a comer embutidos, patatas fritas, bolsas, juguetes y todo lo que se le ponga al alcance de la trompa, "sin que ningún cuidador se lo impida", lo que le causa un sinnúmero de trastornos gastrointestinales, una de las causas de muerte más frecuente en elefantes en zoos, apunta Libera!

La organización quiere que los elefantes sean "descatalogados" como especie del zoo de Barcelona y resto de zoos de España y recuerda que existen varios precedentes que han sacado estos animales de sus "colecciones" entre ellos los del Bronx, Detroit, Chicago, San Francisco, en EEUU o el de Londres.

Para dejar tu firma y conseguir que salven a Susi entra en:

http://www.liberaasusi.org/

2 comentaris:

Natalia ha dit...

Pobre Susi!!! Es una pena. Es cierto que mucha gente (me incluyo) no hubiese visto en su vida la inmensa mayoria de las especies si no fuera a traves de los zoos, pero deberian estar en condiciones impecables. Cuando estuvimos en el zoo de Barcelona hace ya 10 años, se nos partió el corazón ver a un lobo que no paraba de describir una ruta circular identica una y otra vez... y a Copito de Nieve estar hasta las narices de la gente, dándonos la espalda.

Meninheira ha dit...

La culpa es nuestra por ir a las cárceles de animales, perdón, quería decir zoológicos.